Pavos de Óreos para el Día de Gracias

Si fuiste a pedir dulces en la noche de brujas, estoy segura que tienes la mayoría de estos ingredientes para preparar estos adorables pavos de Óreos para celebrar el Día de Gracias. Mi hijo Robbie recibió estas galletas Óreos en una canasta de Halloween que le regalaron nuestros vecinos. Déjame ahora decirte cómo prepararlos.

Esto es lo que vas a necesitar:

  • Galletas Óreos
  • Dulces de dientes de elote, o colmillitos
  • Ojos de dulce
  • Dulce confitado de Reese’s
  • Chispas de chocolate

Junta tus ingredientes y derrite las chispas de chocolate. Yo usé el microondas en intervalos de 30seg. Pon los colmillitos de elote entre las galletas, y usa chocolate si batallas para que se queden en su lugar. Usé galletas Óreos de relleno doble, así que de seguro eso ayudó a que mis dulces se quedaran en su lugar. Corta los dulces confitados por la mitad. Después, usa un palillo para agregar un poco de chocolate en la parte de abajo de los ojos de dulce, así como también en los lados de los dulces confitados que serán los picos de nuestros pavos.

Pon los pavos en el refrigerador para que se endurezca el chocolate.

NOTAS:
* Puedes usar cualquier marca de galletas de sandwich de chocolate que prefieras
* Tenia dulces confitados Reese’s, pero ponte creativx con lo que tengas a la mano
* No intentes utilizar betun para pegar las piezas para evitar desastres. Usualmente el betun no endurece, y no queremos ninos tristes porque su pavo esta perdiendo sus partes

Aún tenemos muchos dulces de Halloween, y pensaré en ideas para usarlos. Ve a Pinterest para inspirarte, ¡y crea algo divertido!

¡Buen provecho!

 Michelle | con limón, please

Deliciosas galletas con grageas de colores para tus pequeños corazones

Las grageas son mi tipo favorito de chispitas. Son estas chispas para repostería pequeñitas, redondas, y de muchos colores hechas de azúcar y fécula de maíz. Mi parte favorita es que en sus ingredientes no se encuentra el jarabe de maíz de alta fructosa, ni aceite de palma, y que me recuerdan de mi vida en México. Si vas a una panadería aquí en los Estados Unidos de seguro encontrarás este tipo de galleta con grageas. Estas galletas siempre nos han gustado en casa, y las preparamos de vez en vez. ¡Espero que las prepares para tus pequeños corazones!

Totalmente te recomiendo que compres de este tipo de chispas. ¡Agregan un crujir delicioso a lo que prepares! Búscalas en línea, o en cualquier tienda cerca de tu casa. Nosotros las usamos para todo tipo de postres, así como por ejemplo, las donas de manzana.

Ingredientes:

  • 1/2 lata leche condensada
  • 1 3/4t harina de todo uso
  • 2cda fécula de maíz
  • 1cda polvo para hornear
  • Una pizca de sal
  • 1 barra de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2cdta extracto vainilla
  • Grageas de colores

Precalienta tu horno a 390°F (200°C). Pon papel pergamino para hornear en una charola. Bate con un globo la leche condensada con las yemas de huevo. Si tienes una mezcladora, también puedes usarla. Cierne el harina, la fécula de maíz, el polvo para hornear, y la sal, y ve vertiendo en el mismo tazón. No te saltes el cernir estos ingredientes, ya que afectarán la textura de tus galletas.

Amasa a mano, o puedes usar primero una espátula. Agrega la mantequilla y la vainilla, e incorpora hasta que la masa se vea homogénea. Pon grageas en un tazón para ponerle a tus galletas. Haz pequeñas bolitas y sumérgelas en las grageas para que se les peguen en la parte de arriba. Velas poniendo en tu charola. Hornea por 15min, o hasta que la parte de abajo de las galletas se vea doradito. Deja enfriar en una parrilla o en la misma charola por unos 5-10min.

NOTAS:
* La cantidad de leche condensada es alrededor de 3/4t. También puedes utilizar leche condensada con menos azúcar.
* No olvides cernir los ingredientes secos.
* De ser necesario, ve agregando más harina poco a poco a la masa. Esto va a depender del tamaño de las yemas, o de qué tan suavizada estaba la mantequilla.

Espero que prepares estas deliciosas galletas mexicanas, y que consientas a tus pequeños corazones en este Día de San Valentín, o cualquier otro día. ¡Buen provecho!

 Michelle | con limón, please.