My experience with Croup

A little over a week ago Robbie, my 4 year old son, started coughing and had a runny nose. He didn’t have any other symptoms, but since his cough was persistent, we decided to take a COVID-19 test. It was negative, so he went back to school one he was feeling better. A few days passed, and my baby boy Antonio, who is 12 months old, started having a runny nose as the only symptom (this was 4 days after my firstborn started coughing). Antonio had a bit of a cough the next day, and I don’t recall noticing any coughing on Day 3. On Day 3 at night he went to sleep, and at midnight his situation was completely different. He had croup.

According to the Mayo Clinic, croup causes swelling of the larynx, trachea, and bronchial tubes, creating breathing difficulties, and a barking cough. Likewise, taking a breath often produces a high-pitched whistling sound (stridor). Symptoms usually worsen at night, exactly what happened to Antonio. Croup cough is medically known as laryngotracheobronchitis.

Fourth day with symptoms
At midnight, Antonio woke up crying, and each time he breathed he would have stridor, which is a wheezing sound when baby breaths in. We got him from his crib, used saline spray in his nose, he nursed, and then he fell asleep. We also placed the cold vapor humidifier on our bedside table. I placed Antonio on our bed, using my arm as his pillow so that he was a bit elevated, and so that he could breath well. At 2am he woke up crying, but this time was more alarming. He was visibly having trouble breathing, so we did some home remedies that are recommended in this case:

  1. Stay calm
  2. Use a nasal spray with saline solution and suck the boogers if you notice baby’s got a stuffy nose
  3. Take baby to the bathroom and run the shower or bath with hot water so that the steam clears their airways
  4. If it’s cold outside, bundle baby and take them outside
  5. If baby has a fever, use the proper dose of acetaminophen or ibuprofen and keep monitoring temperature

We followed the first 3 steps. Outside wasn’t cold, and we noticed that the remedies weren’t really working, so we decided to take him to the ER. We arrived at 3am, and after my baby was admitted, Robbie and papá waited in the car. Robbie had croup once when he was around Antonio’s age. We’d taken him to the clinic, and his pediatrician gave him steroids in his throat to avoid it from swelling more. Robbie, unlike Antonio, had a fever, so we had to control it at home, and we just had to wait for his body to fight the virus. We thought this would be Antonio’s case.

Emergency Room
After having waited for a while for a room for my baby, we were given one, and they started evaluating his state quickly. He neededd a dose of epinephrine and oxygen. This treatment was given to him using a nebulizer attached to the oxygen mask. It’s really hard when a baby goes through this. They don’t understand what’s going on, and they want to take off the oxygen mask. We had to hold him down and wrap him like a burrito with the help of three medical assistants and myself. Also, Antonio got a steroid shot to help his throat from swelling. The advantage of having had all this situation happen in the middle of the night is that Antonio would fall asleep at times, and I was there on the floor by his bedside comforting him any time he’d wake up.

After 3h of having gotten the treatment, the pediatrician in charge said Antonio needed one more dose of epinephrine, and that he’ll be monitored expecting improvement, but if he didn’t, they mentioned he’d have to be transferred to a children’s hospital for observation. After this dose he didn’t need more oxygen, so I had to nurse him and let him rest. This time I was able to lay down with him on the stretcher. Thanks heavens that after 3h more he was so much better. The pediatrician in charge then decided to discharge him with commitment to take him back to the ER if he worsened, and we also had to take him to the pediatrician for a follow up on Monday, since this happened on Saturday.

At home
We were lucky my brother in-law gave us a hand taking care of Robbie because my husband had to go to work, so he picked us up from the hospital. My mother in-law was on her way from Michigan to be with us in case there was an emergency. That night Antonio was really well, and he slept soundly. During the day we had given Antonio 3 steam baths, and I motivated him to drink more water, and nurse more. He also ate super well. The next day, on Day 6, my mother in-law took my sons out so that I’d shower. Antonio started having symptoms again. We think it was because of the heat. She brought them back, and I immediately took him to the bath and started running hot water. He had stridor when he was breathing, but he seemed well, and he was playing. After that he had some popsicles, nursed a lot, and he drank lots of water. It is really important to offer babies more breastmilk or formula, and to increase water intake (or breast milk) in older children.

The early hours of Day 6 we had another session of coughing with wheezing sounds and stridor. My husband spent a good chunk of time with Antonio sleeping on his shoulder on the bathroom floor. We monitored him all night and kept him vertical. In the morning we took him to the clinic to his follow up. Antonio seemed to have left that night behind, and he was looking well. His pediatrician talked to her medical team, and they said they couldn’t prescribe him more steroids. Instructions were the same, to keep giving him steam baths if needed, to offer him popsicles, and to make sure his liquid intake was good.

Antonio kept getting better, even though sometimes he has a barking cough, so typical of croup. Children between 6 months to 3 years old are more at risk when getting croup since their throats are so small. In rare cases children need to go to the ER, and it is really important to follow your instinct. Doctors told me we had done the right thing by taking him in.

If your little one starts making a weird sound when they breath (stridor) or when coughing it sounds like a barking cough, call their pediatrician. The sound of their cough and/or stridor are a sign that their larynx and trachea are swollen. If you followed the home remedies for 20-30min and you don’t see and improvement, take them to the ER, specially if your baby seems lethargic. Stridor while at rest is not normal.

 Michelle | con limón, please

.

.

.

.

Here you’ll find some links to read more about it, and you can also hear the characteristic sound of the barking cough and stridor.

Croup (for parents) – Kid’s Health

Croup: Causes, Symptoms, Management, and Prevention – Cleveland Clinic

What is Croup? What Causes It? – WebMD LLC

Sounds of Croup – YouTube Medzcool

Mi experiencia con crup

Hace poco más de una semana Robbie, mi hijo de 4 años, comenzó con tos y con secreciones nasales. No tenía ningún otro síntoma, pero ya que la tos era persistente, decidimos tomar prueba del coronavirus para él, y mi esposo y yo. Fue negativa, así que cuando se sintió mejor regresó al preescolar. Pasaron unos días, y mi bebé Antonio, de 12 meses de edad, comenzó a tener secreciones nasales como su único síntoma (a los 4 días de que mi primer hijo presentara síntomas). Tuvo un poco de tos al día siguiente, y no recuerdo haber notado más tos en el día 3. El día 3 en la noche lo pusimos a dormir, y en la medianoche ya era un caso totalmente diferente. Tenía tos crup.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de EU, crup causa inflamación en la laringe y la tráquea, trayendo consigo dificultad para respirar, tos seca con un ladrido muy característico. Los síntomas suelen empeorar en la noche, así como nos pasó con Antonio. La tos crup es médicamente conocida como laringotraqueobronquitis.

Cuarto día con síntomas
En la medianoche del cuarto día, Antonio se despertó llorando y cada vez que aspiraba presentaba estridor, que es un ruido al respirar hacia dentro. Lo levantamos, le pusimos solución salina en atomizador en su nariz, amamantó, y se durmió. También pusimos el humidificador de vapor frío en la mesa de al lado de la cama. Lo dejé en mi cama usando mi brazo como almohada para que pudiera respirar sin problemas. A las 2am se despertó llorando y esta vez fue más alarmante. Se notaba que tenía dificultad para respirar e hicimos los remedios caseros que te recomiendan en estos casos:

1. Mantén la calma
2. Usa atomizador con solución salina y aspira la nariz si escuchas que hay mocos
3. Llévalo a la regadera o baño con agua caliente corriendo para que el vapor le ayude a respirar
4. Si está haciendo frío afuera, cúbrelo bien y llévalo afuera. Verás que le ayuda
5. Si presenta fiebre, ofrécele la dosis adecuada para su edad de acetaminofén o ibuprofeno, y sigue monitoreando

Hicimos los primeros 3 pasos ya que afuera no estaba haciendo frío, y notamos que no nos estaba funcionando, así que decidimos llevarlo a emergencias. Llegamos a las 3am, y después de que admitieron a mi bebé, Robbie y papá fueron a esperar en el carro. A Robbie le había dado crup cuando tenía más o menos la misma edad que Antonio, y lo habíamos llevado a la clínica y el médico le puso esteroides en la garganta para evitar que se inflamara más. Robbie a diferencia de Antonio, sí había presentado fiebre, así que lo que hicimos fue controlorarla en casa, y esperar a que su cuerpo luchara contra el virus. Pensamos que así sería con Antonio.

En el ER del hospital
Después de esperar un rato a que hubiera un cuarto para mi bebé, pasamos y lo comenzaron a evaluar rápidamente. Necesitaba una dosis de epinefrina y oxígeno. Este tratamiento fue administrado con un nebulizador y oxígeno en mascarilla. Es difícil cuando un bebé pasa por esto. Lo único que quieren es quitarse todo de la cara, así que tuvimos que enrollarlo como burrito entre tres asistentes médicas y yo. Asimismo, le pusieron una inyección de esteroides para ayudar a que su cuerpo no inflamara más la garganta. La ventaja de haber acudido en el medio de la noche fue que Antonio se quedaba dormido por episodios, y yo estaba ahí en el piso a su lado tratando de confortarlo cuando se despertaba, y tratando de ayudar a mantener la mascarilla en su lugar.

Después de que habían pasado 3h de que había comenzado el tratamiento, el pediatra en curso dijo que necesitaría una dosis más, y que si después de las 3h volvía atrás, lo iban a tener que transferir a un hospital infantil para observación. Después de esta dosis ya no requirió oxígeno, así que le tenía que dar teta y dejarlo descansar. Esta vez me recosté con él en la camilla. Gracias al cielo después de las 3h ya se veía mucho mejor, y el médico tomó la decisión de darlo de alta con compromiso de chequeo dependiendo de su evolución, y con instrucciones de llevarlo a emergencias de nuevo si decaía, así como llevarlo tambien a la cita de seguimiento con su pediatra el lunes, ya que todo esto ocurrió en sábado.

En casa
Tuvimos la suerte que mi cuñado nos apoyara cuidando a Robbie porque mi esposo tenía que ir a trabajar, así que él nos recogió del hospital. Mi suegra venía en camino de Michigan para estar con nosotros en caso de alguna emergencia. Esa noche Antonio estuvo muy bien, y durmió tranquilamente. Durante el día hicimos 3 baños de vapor, y lo motivé a tomar más agua y teta, y estuvo comiendo súper bien. Al día siguiente, en el día 5, mi suegra llevó a los niños al parque mientras yo tomaba un baño, y Antonio decayó, creemos por culpa del calor. Lo llevé al baño de vapor, y aunque presentaba estridor él estaba jugando, y tenía buen ánimo. Le ofrecimos paleta de hielo, y mucha teta y agua. Es importante ofrecer mucha leche materna o fórmula en bebés, y aumentar la ingesta de agua (o leche materna) en mayores de 12 meses.

La madrugada del día 6 tuvimos de nuevo otra sesión de tos y estridor, y mi esposo pasó tiempo sentado en el baño con él para que pudiera estar en el vapor caliente. Lo monitoreamos toda la noche, y por la mañana lo llevamos a cita que agendé esa mañana con su pediatra. Antonio ya andaba como si nada hubiera pasado, y después de revisar y checar con su equipo médico, la pediatra dijo que no le podrían dar más dosis de esteroides. La indicación era la misma, seguir con baños de vapor de ser necesarios, ofrecerle paletas de hielo, y asegurarnos de que ingiriera suficientes liquidos. Si se presentaba el estridor teníamos que seguir los pasos mencionados, e incluso me comentó la pediatra que podría ponerlo enfrente del congelador abierto.

Antonio siguió bien, aunque de repente presenta un tosido con sonido perruno tan característico del crup. Los niños entre 6 meses y 3 años de edad están en mayor riesgo porque sus gargantas son más pequeñas. En raras ocasiones necesitan visita a emergencias, pero es importante seguir tu instinto. Los médicos en emergencias me dijeron que hicimos lo correcto al llevarlo.

Si tu pequeño comienza con un sonido extraño al aspirar (estridor) o al toser su tos suena a tos perruna, llama al pediatra. El sonido de su tos y/o el estridor indican que su laringe y tráquea están inflamadas. Si ya seguiste los remedios caseros por 20-30min y tu bebé sigue igual, llévalo a emergencias, especialmente si tu bebé se ve aletargado. El estridor sin actividad por parte de tu pequeño no es normal.

 Michelle | con limón, please

.

.

.

.

Te dejo estos links aquí para que leas más al respecto, y para que escuches cómo es el sonido tan característico de la tos con crup, y del estridor.

El crup en su niño pequeño – Healthy Children

Crup (para padres) – Kid’s Health

Crup: Medline Enciclopedia Médica

Sonidos de crup – YouTube Medzcool

Arroz con leche, me quiero casar | Arroz con tres leches

El arroz con leche es mi postre nostálgico. Siento que además es como mi antojo durante mis embarazos. Las pasas nunca hacen falta en el arroz con leche que prepara mi mamá, así que siempre trato de ponerlas en el que preparo yo. A veces no agrego diferentes tipos de leche, y otras más lo preparo sin pasas. Si no tengo pasas, me gusta echarle la ralladura de un limón, o también un poco de extracto de vainilla. La mejor receta es la que preparo de tres leches, así que aquí te la dejo.

Ingredientes:

  • 3t agua
  • 2 varas de canela
  • 1t arroz blanco
  • 2t leche
  • 1 lata leche evaporada
  • 1/2t leche condensada
  • 1/2t pasas (opcional)
  • Canela molida paa servir (opcional)

Hierve algo de agua y remoja el arroz por 10min (que esta agua sea aparte de la listada en ingredientes). Esto hará que tu arroz tenga mejor consistencia. Toma una olla y agrega el agua y las varitas de canela. Ponla a hervir. Cuando el agua con la canela esté hirviendo, agrega el arroz. Cocina a fuego medio bajo por 15 minutos con la tapa un poco abierta.

Agrega la leche, la leche evaporada, la leche condensada, y las pasas. Mezcla bien y cocina a fuego bajo por un espacio de 15min. Ten cuidado, y mezcla ocasionalmente, ya que cuando le leche hierve se derrama.

Sirve tibio o frío. Agrega un poco de canela molida, ¡y a disfrutar!

NOTAS:
* Si eliges utilizar arroz integral, cocina el arroz con el agua y la canela por 30min.
* Siéntete libre de utlilizar la leche que prefieras. Entre más porcentaje de grasa, tendrás una textura más cremosa.
* Si eres vegano y quieres probar esta receta, usa leche de nuez de la india, o de avena. Endúlzalo con el edulcorante de tu preferencia en lugar de utilizar leche condensada.
* Juega con los extras. Cuando no tengo pasas y quiero preparar mi arroz con leche, le agrego ralladura de limón, o extracto de vainilla. Algun otro tipo de frutos secos estarian bien.
* Guarda en el refrigerador por hasta 7 días en un contenedor que selle bien.
* Agrega leche al servir después de que ha estado en el refrigerador para tener mejor consistencia, ya que tiende a ponerse espeso cuando se enfría.

¡Buen provecho!

Michelle | con limón, please

*

*

*

Tres leches rice pudding

Rice pudding is my go to nostalgic dessert. I feel it’s also my go to pregnancy craving. Raisins are a must in my mom’s rice pudding, so I always try to put them in mine. Sometimes I don’t add different types of milk, and some other times I don’t add raisins. If I don’t have raisins, I like to add some lime zest, or even vanilla extract. My tres leches rice pudding is my favorite so far, so here is my recipe.

Ingredients:

  • 3c water
  • 2 cinnamon sticks
  • 1c white rice
  • 2c milk
  • 1 can evaporated milk
  • 1/2c condensed milk
  • 1/2c raisins (optional)
  • Ground cinnamon for serving (optional)

Boil some water to soak the rice for 10mim (separate from the water listed in ingredients). This will make your rice be tender. Grab a pot, and add the water and the cinnamon sticks. Bring to a boil. When the water with cinnamon is boiling, and the rice. Simmer in medium low for 15min with the lid slightly ajar.

Add the milk, evaporated milk, the condensed milk, and the raisins. Mix well, and cook for 15min at low heat. Be careful and stir occasionally, as when milk boils it spills out of the pot.

Serve warm or cold. Sprinkle some cinnamon on it, and enjoy!

NOTES:
* If you choose to use brown rice, cook the rice with water and cinnamon for 30min.
* Feel free to use the milk of your choice. The higher fat percentage, the creamier texture you’ll get.
* If you’re vegan and you’d like to try this recipe use cashew or oat milk. Sweeten it with sugar or a sweetener of your choice instead of using condensed milk.
*Feel free to play with the add-ins. When I don’t have raisins and I still want to make rice pudding, I add lime zest or vanilla extract. Some other dry fruit would be lovely as well.
*Store in the fridge in air-tight container for up to 7 days.
*Add milk after it’s been in the fridge as it tends to thicken when it gets cold.

¡Buen provecho!

Michelle | con limón, please

*

*

*

*

*

To see more delicious desserts go to my friends to check out what they’re sharing

Kayla | Instagram | Blog

Jessica | Instagram | Blog

Amy | Instagram | Blog

Shoma | Instagram | Blog

Lynsey | Instagram | Blog

Kristel | Instagram | Blog

Pamela | Instagram | Blog

Deliciosas galletas con grageas de colores para tus pequeños corazones

Las grageas son mi tipo favorito de chispitas. Son estas chispas para repostería pequeñitas, redondas, y de muchos colores hechas de azúcar y fécula de maíz. Mi parte favorita es que en sus ingredientes no se encuentra el jarabe de maíz de alta fructosa, ni aceite de palma, y que me recuerdan de mi vida en México. Si vas a una panadería aquí en los Estados Unidos de seguro encontrarás este tipo de galleta con grageas. Estas galletas siempre nos han gustado en casa, y las preparamos de vez en vez. ¡Espero que las prepares para tus pequeños corazones!

Totalmente te recomiendo que compres de este tipo de chispas. ¡Agregan un crujir delicioso a lo que prepares! Búscalas en línea, o en cualquier tienda cerca de tu casa. Nosotros las usamos para todo tipo de postres, así como por ejemplo, las donas de manzana.

Ingredientes:

  • 1/2 lata leche condensada
  • 1 3/4t harina de todo uso
  • 2cda fécula de maíz
  • 1cda polvo para hornear
  • Una pizca de sal
  • 1 barra de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2cdta extracto vainilla
  • Grageas de colores

Precalienta tu horno a 390°F (200°C). Pon papel pergamino para hornear en una charola. Bate con un globo la leche condensada con las yemas de huevo. Si tienes una mezcladora, también puedes usarla. Cierne el harina, la fécula de maíz, el polvo para hornear, y la sal, y ve vertiendo en el mismo tazón. No te saltes el cernir estos ingredientes, ya que afectarán la textura de tus galletas.

Amasa a mano, o puedes usar primero una espátula. Agrega la mantequilla y la vainilla, e incorpora hasta que la masa se vea homogénea. Pon grageas en un tazón para ponerle a tus galletas. Haz pequeñas bolitas y sumérgelas en las grageas para que se les peguen en la parte de arriba. Velas poniendo en tu charola. Hornea por 15min, o hasta que la parte de abajo de las galletas se vea doradito. Deja enfriar en una parrilla o en la misma charola por unos 5-10min.

NOTAS:
* La cantidad de leche condensada es alrededor de 3/4t. También puedes utilizar leche condensada con menos azúcar.
* No olvides cernir los ingredientes secos.
* De ser necesario, ve agregando más harina poco a poco a la masa. Esto va a depender del tamaño de las yemas, o de qué tan suavizada estaba la mantequilla.

Espero que prepares estas deliciosas galletas mexicanas, y que consientas a tus pequeños corazones en este Día de San Valentín, o cualquier otro día. ¡Buen provecho!

 Michelle | con limón, please.

¿Qué llevo al hospital?

Si eres mamá primeriza, o te pasó como a mí que en tu primer embarazo no tuviste oportunidad de preparar tu bolsa para el hospital, te comparto aquí lo que he empacado.

Comencé a hacerla desde la semana 36, y ahora que tengo 38 semanas, he finalmente cerrado el zipper de la maleta. No llevo una bolsa linda y pequeña, llevo una maleta de mano negra. En una de mis publicaciones de actualización de mi panza en mi página de Facebook pregunté a las mamás por ideas, o por lo que ellas consideraron fue esencial o de mucha ayuda en el hospital. Tomé algunas de esas ideas, y llegué a esto.

Para el bebé:
– Varios mamelucos
– 2 gorritos
– 2 sabanitas

Artículos de baño
Cepillo para el cabello
– Shampoo y acondicionador en barra Shambar
– Shampoo en seco
– 2 cepillos de dientes nuevos
– Pasta de dientes e hilo dental
Desodorante Mineralized con aplicador
– Desmaquillante y ruedas de algodón

Ropa
– 2 batas para después del parto
– Un vestido para irme a casa
– 2 pares de calcetas
– Pantuflas
– 2 camisetas interiores para mi esposo
– 2 pares de calzones para mi esposo

Snacks
– Papas picantes
– Barras de chocolate
– Chicles o gomas de mascar
– Dulces de regaliz
– Snacks de galletitas

Extras
– Pizarrón de letras (con caja de letras)
– Adornos de madera para escribir nombre del bebé y datos de nacimiento
– Marcador de gis Chalkola
– Vaso reutilizable para mi agua
– Una sábana para mi esposo

También, llevaremos en una mochila aparte los cargadores de teléfono, la cámara para tomar fotos, una luz de aro, y una bocina Bluetooth pequeña. Asimismo, espero que no se me olvide llevarme la bolsa de maquillaje.

Cuando estuve en el hospital con Robbie, las calcetas que ven ahí de colores me acompañaron, así sin zapatos caminaba del cuarto a UCIN. Le enseñé a mi mamá en una ocasión las cosas que tenia listas en la maleta, y a los días me pregunto si no llevaría toallas sanitarias. Por lo menos en el hospital donde di a luz a Robbie, y nacerá este pequeño, te regalan una bolsa con todo lo necesario para el cuidado pos-parto. Luego les comparto lo que trae.

Espero que mi lista de artículos te parezca útil. Dime qué piensas, o si agregarías algo más.

 Michelle | con limón, please.

Pastel de Limón para el Alma

Este pastel de limón, tan clásico y tan fácil de hacer, me trae tantos recuerdos cuando crecía en la Ciudad del Sol, Hermosillo. En Hermosillo, Sonora, los veranos son largos, con días eternos y calurosos, que lo único que haces es esperar a que baje el sol para salir.

A veces en los días de verano, mi mamá nos consentía a mí y a mis hermanos con este postre tan fresco y perfecto para el calor de mi tierra. Ahora, en los veranos en Chicago, y en alguna otra fecha especial, preparo este pastel de limón para el alma. A mi esposo le encanta, y a veces es lo que pide para su cumpleaños. Creo que es así como llegué a su corazón, con este pastel de limón lo terminé de conquistar cuando estábamos saliendo.

A este postre también se le conoce como Carlota de Limón, o Pastel de Galleta; yo simplemente lo llamo pastel de limón. Así como tiene distintos nombres, también existen diferentes maneras de prepararlo. Mi cuñada, América, es muy buena para hacer este postre, así que en parte gracias a ella, perfeccioné mi receta.

Espero que se animen y lo preparen, y sobretodo, que les guste. Es facilísimo, y si tienes pequeños en casa, ellos te pueden ayudar. Si prefieres ver el video en mi canal de YouTube, da click AQUÍ.

Ingredientes:

  • 5-6 jugo de limones
  • 8oz queso crema (1 barra)
  • 1 1/2t leche evaporada (1 lata)
  • 1t leche condensada (1 lata)
  • 2 paquetes galletas Marías
  • 1/2t leche entera

Comencemos con el procedimiento. El queso crema debe de estar suavizado antes de licuar los ingredientes. Puedes dejarlo unas horas fuera del refrigerador, o puedes usar tu microondas. Usé galletas Marías marca Gamesa, pero tú puedes usar la marca que encuentres o prefieras. Además, las leches y el queso pueden ser bajos en grasa, y el pastel sigue siendo igual de delicioso.

Agrega el queso crema, la leche condensada, la leche evaporada, y el jugo de los limones en una licuadora, y licúa por un minuto. Pruébala, y si deseas, agrega más limón. La consistencia de la mezcla deberá estar un poco espesa. Si tu mezcla está aún muy líquida, agrega más jugo de limón.

Una vez que tengas la consistencia adecuada, puedes seguir con el siguiente paso. Toma el tazón o molde donde preparas tu pastel, y en un pequeño tazón, agrega un poco de leche entera, que es donde vas a remojar las galletas por unos segundos. Te aconsejo que no te saltes este paso, ya que así el pastel quedará mas húmedo.
Puedes ir agregando dos o tres galletas a la leche, y después de remojarlas, haz una capa de galletas en el molde.

Cuando tengas una capa de galletas lista, ahora con una cuchara, agregas una capa de la mezcla de crema. Sigues haciendo el mismo paso hasta llegar a lo alto de tu tazón, terminando con una capa de crema. Me gusta dejar esta última capa de crema un poco más gruesa.

Siempre me queda un poco de mezcla, así que tomo un pequeño ramekin, o tazoncito, y hago unos pasteles pequeños que son perfectos para un snack, o para probarlo antes de cortar el pastel grande. Esto es completamente opcional, y además dependerá del tamaño del molde que estés usando.

Cuando hayas terminado, ponlo en el refrigerador al menos un par de horas antes de decorarlo o cortarlo. Siempre lo hago en la noche, así que pasa toda la noche en el refrigerador antes de que lo comamos.

La decoración del pastel es opcional. Puedes agregar ralladura de limón, migajas de galletas, o fruta en almíbar. Los duraznos y la piña en almíbar complementan muy bien al limón. En esta ocasión, opté por licuar unas de las galletas que me sobraron, y espolvorear mi pastel. Es super fácil.

Hazme saber si lo preparas, o cómo es que normalmente lo preparas. Comenta aquí si conoces alguna variación, o con cual fruta lo has combinado.

¡Buen provecho!

 Michelle | con limón, please.

Mi Viaje en mi Segundo Embarazo. ¡Ya Estoy en el Tercer Trimestre!

¡No puedo creer que ya estoy en el tercer trimestre de mi segundo embarazo! Siento que a veces el tiempo se va volando, pero al mismo tiempo que aún falta mucho para llegar a término.

He estado enfocando mis energías de escritura para escribir para el blog de Project Alive & Kicking. Fui invitada para escribir mis vivencias mes por mes, lo cual me ha hecho muy feliz de poder compartir mis experiencias.

Sin duda, cada embarazo es diferente, y las experiencias, aunque a veces parecidas, no son las mismas. Al día de hoy tengo 29 semanas de embarazo, y ya faltan 8 semanas más para llegar a término, y 11 para llegar a mi fecha estimada de parto. ¡Increíble!

Asimismo, todos en el mundo estamos experimentado la pandemia del Coronavirus de distintas formas. En mi caso, mi familia y yo hemos sido cuidadosos con el distanciamiento social, y con el quedarnos en casa. El estar embarazada en tiempos de pandemia nos pone aun más en riesgo, ya que tenemos defensas bajas por el simple hecho de encontrarnos en la dulce espera.

Primer Trimestre

Al inicio de mi embarazo presenté sangrado debido a que tenia un hematoma subcoriónico, el cual, gracias al cielo, se disolvió. Todo siguió bien después, aunque desde marzo ha sido difícil acudir a las citas sin compañía de mi esposo ni de mi hijo, Robbie. Asimismo, durante este primer trimestre acudimos a una cita con una especialista de medicina materno-fetal. Cuando estaba embarazada de Robbie desarrollé una condición llamada Colestasis Intrahepética del Embarazo (ICP, por sus siglas en inglés), la cual ocurre por un desorden del hígado, e inmediatamente convierte tu embarazo a uno de alto riesgo. Otra razón para visitar a esta especialista es porque Robbie nació prematuro de 33 semanas de gestación, y hablaríamos sobre el tratamiento adecuado durante este embarazo, que es el uso de progesterona, principalmente.

Segundo Trimestre

Creo que debido a la pandemia, a las citas por videollamada, y al tratamiento de progesterona que comencé desde la semana 16, entre otras cosas, el segundo trimestre se me hizo algo eterno. Desde la semana 16 de gestación comencé tratamiento de progesterona para ayudar a evitar a que este embarazo sea prematuro. Robbie nació de 33 semanas sin razón aparente, y es por lo mismo que incluso desde el día siguiente de que él nació, mi anterior ginecóloga me hizo saber que para el siguiente embarazo debería de usar este tratamiento. Me ponen inyecciones semanales en la clínica en mis brazos, alternándolos cada semana. Tengo que acudir sola a estas citas, gracias a la pandemia.

Un vistazo a mi experiencia durante una Pandemia.

Tercer Trimestre

¡Qué bendición es llegar a las 28 semanas de embarazo! Y ahora ya casi tengo 30. Me siento fuerte y confiada de que todo seguirá bien en el resto de mi embarazo. No he subido mucho de peso, y mi ginecóloga me ha felicitado. Dice que las mujeres batallan más para subir el peso adecuado en embarazos subsecuentes. Además que es en este trimestre cuando los bebés crecen al doble o casi triple de lo que han pesado hasta ahora, hasta llegar a término. Siento que ahora este bebé me va a comenzar a cansar aún un poco más, ¡jaja! Pero bueno, creo que es la combinación del embarazo, de hacerme cargo de Robbie, y de la casa.

28 semanas de embarazo

Por ahora no queda más que esperar, confiar en que todo seguirá bien, seguir alimentándome sanamente (sin contar algunos antojos), y mantenerme muy bien hidratada. Gracias al cielo ICP no ha vuelto, aunque esporádicamente si he presentado síntomas. Espero que así siga, así como espero también que este bodoque se aguante en la panza unas 7 semanas mas mínimo.